622.45.96.26
                                                                         622.45.96.26                                 

             Energía y emociones

      Cuantas veces al encontrarnos cansados o con desgana decimos que “no tengo energía”, pues en realidad es justamente eso lo que nos pasa. Cuando nuestro tono energético está bajo, todo nuestro cuerpo reduce su funcionamiento llevándonos a sentir pesadez, agotamiento e incluso dolor. Las causas de estos bajones y desequilibrios pueden ser muy variadas. Puede que tengamos un bloqueo que no permita fluir a nuestra energía como le corresponde y nos provoque exceso de energía antes de ese bloqueo y falta detrás. Igual que cuando hacemos una comida abundante y pesada nuestra sangre se dirige hacia el sistema digestivo en mayor cantidad, dejando momentáneamente a otras zonas de nuestro cuerpo con un nivel mínimo de oxígeno para poder digerir los alimentos, nos pasa con nuestra energía. Por ejemplo: cuando vivimos una situación en la que sentimos miedo, nuestros cuerpos físico y energético activan el protocolo de alerta, enviando más recursos y energía a las zonas que nos van a ayudar a huir o enfrentar la situación sin salir heridos o dañados física o emocionalmente. Cuando esto ocurre muchas otras zonas quedan desprovistas y si este estado se prolonga en el tiempo se originan bloqueos y desequilibrios que nos sacan de nuestro bienestar y producen dolores, lesiones y enfermedades, tanto físicas como energético-emocionales (ansiedad, estrés, depresión…).

 

      Nuestro cuerpo energético y sistema de chakras tienen asignado nutrir de energía todos los órganos, tejidos y partes del cuerpo, que con la aparición de bloqueos y desequilibrios comienzan a reducir su rendimiento y nos sacan de nuestro estado de salud óptima. Con el Reiki y las terapias energético-emocionales se lo localizan y liberan estos bloqueos y disfunciones para recuperar el flujo de nuestra energía y permitir así que nuestro cuerpo active su poder autocurativo, llevándonos a encontrar una mejoría muy notable, tanto en las dolencias o enfermedades por las que acudimos a él como en muchos otros aspectos de nuestra vida.

 

      A nivel emocional, vivimos en un tiempo en el que la prisa, el estrés y la educación nos han enseñado a ser más productivos que felices. Esto nos hace ver lo que sentimos como algo negativo o incluso como un signo de debilidad, lo que nos ha llevado a negar y ocultar nuestros sentimientos hasta ante nosotros mismos, dejando la energía de esas emociones (positivas y negativas) encapsulada y dañándonos a nivel consciente e inconsciente causándonos problemas que no sabemos de dónde pueden venir y originando enfermedades que llamamos psicosomáticas y otras que también lo son aunque no las nombremos como tal. En este campo el Dr. Lipton está haciendo grandes avances demostrando que sólo un 2% de las enfermedades diagnosticadas tienen un origen puramente genético y, tanto Lipton, como cada día más expertos que buscan la causa y no sólo paliar los síntomas están encontrando y resaltando la importancia de las emociones y los desequilibrios energéticos en los proceso de enfermedad y malestar físico.

 

      Tanto el Reiki, como la terapia de sonido y las distintas técnicas para trabajar las emociones a través de visualizaciones, relajaciones y juegos, están dirigidas a encontrar la causa y origen de nuestros problemas y conseguir así una recuperación duradera y estable de nuestra salud.

 

 

                                                                                                              Sergio Ramírez López

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Fisioterapia y Osteopatia