622.45.96.26
                                                                         622.45.96.26                                 

TDAH y los Reflejos Primitivos.

 

TDAH son las siglas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Se trata de un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia que implica las características de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad.

 

Según la característica dominante se puede diagnosticar de 3 maneras:

  • TDA: cuando lo que predomina es la falta de atención y concentración.
  • TH: cuando lo que predomina es la hiperactividad e impulsividad.
  • TDAH: cuando se combinan el déficit de atención + la hiperactividad.

 

El TDAH se suele diagnosticar cuando los niños comienzan la educación primaria pues se empieza a observar dificultades en el rendimiento escolar y en habilidades sociales, dificultando el desarrollo emocional y cognitivo del niño.

 

Las causas, según la medicina tradicional, son factores principalmente genéticos y ambientales (prenatales, perinatales y postnatales) y su tratamiento suele ser farmacológico.

 

Gracias las investigaciones realizadas por Wendy Humphreys (Canadá), Kerstin Linde, el Dr. Harald Blomberg, especializado en psiquiatría (Suecia) y Svetlana Magtora (Terapeuta rusa), entre otros, han descubierto otra causa y otra manera de tratar este trastorno.

 

Estas investigaciones muestran que la causa, en gran mayoría de los niños diagnosticados, es la falta de maduración del Sistema nervioso central (SNC), es decir, hay una falta de conexiones neuronales de calidad. Esto es debido a que el niño, en su época de bebé, se ha movido poco, no ha estado suficientemente estimulado o se le ha dado todo hecho. Y es que para que esas buenas conexiones y su mielina se formen el bebé tiene que realizar unos patrones de movimiento que están presentes desde el vientre materno hasta los 3 años de edad, que le ayudan a su aprendizaje y la maduración de su Sistema nervioso central.

 

Si a partir de los 3 años de edad, alguno o algunos de los patrones de movimiento no se ha integrado o no se ha desarrollado, el niño crecerá creando adaptaciones y compensaciones.

 

Estas investigaciones llevaron a la creación de la terapia de Reflejos primitivos. Esta terapia se basa en el entendimiento de que los movimientos rítmicos espontáneos que hacen los bebés son necesarios para nuestro desarrollo motor, emocional y mental, pues estos movimientos hacen que las diferentes partes del cerebro se conecten, consiguiendo así la madurez cerebral.

 

La terapia consiste en testar los reflejos activos (los patrones de movimiento que no hayan sido integrados o desarrolados por el niño) y crear una tabla de ejercicios rítmicos, primero pasivos y luego activos, con los que el niño pueda crear esas conexiones neuronales necesarias.

 

Son ejercicios sencillos que se enseñan tanto a los padres como al niño para realizar en casa de manera diaria y constante, siendo revisado por un profesional cada equis tiempo para valorar la evolución.

 

Es una terapia muy efectiva y con muy buenos resultados, con la que, dependiendo del caso, se puede evitar el tratamiento farmacológico.

 

Nerea Alonso

622.45.96.26

Fisioterapia y Osteopatía en Mislata, Valencia.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Fisioterapia y Osteopatia