622.45.96.26
                                                                         622.45.96.26                                 

REFLEJOS PRIMITIVOS

 

¿Qué son los reflejos primitivos?

Son movimientos automáticos y estereotipados, controlados por el tronco encefálico, esenciales para la supervivencia del bebé en las primeras etapas de su vida. 

Algunos de estos reflejos se desarrollan en la vida intrauterina para ayudar al feto a desarrollarse correctamente. Los demás se desarrollan tras el parto, ayudando al bebé a crear conexiones neuronales y a mielinizar (nutrir) dichas conexiones para que haya una buena maduración del sistema nervioso central.

 

Cuando nacemos el cambio al que nos sometemos es brusco, pasamos de un medio acuoso a un medio aéreo y con fuerza de gravedad, en el que tenemos que aprender movimientos nuevos para sobrevivir. Los reflejos nos ayudan a ello, a deslizarnos por el canal del parto, respirar, succionar, elevar la cabeza, voltear, coger cosas con las manos, gatear y caminar.

 

Estos Reflejos deben estar presentes en todos los bebés para poder tener una adecuada maduración cerebral y un buen desarrollo físico, cognitivo y emocional, pero tienen fecha de caducidad, ya que nos sirven para momentos exactos de nuestro desarrollo. Una vez hayamos logrado ese desarrollo, aprendido la habilidad o movimiento, los reflejos primitivos deben ser integrados (esto suele ser a la edad de 3 años) y así dar paso a los reflejos posturales, controlados por los ganglios basales y la corteza cerebral, que nos permiten memorizar, comprender, leer, habilidades sociales, desarrollo emocional...

 

En los casos en los que no se han integrado algunos o algún reflejo primitivo, el desarrollo del niño se verá enlentecido, provocando poca maduración cerebral, lo que afectará no sólo a sus habilidades motoras sino también a la percepción sensorial y cognitiva.

 

Síntomas que nos pueden hacer sospechar.

 

Tanto en niños como en adultos podemos encontrar reflejos activos.

Los adultos solemos compensar con el tiempo la presencia de estos reflejos y es más dificil el diagnóstico y el tratamiento, pero no imposible. En los niños es más fácil hallar síntomas ya que ellos no han tenido tiempo para compensar y son más evidentes.

 

- Hiperactividad ( TDH o TDAH)

- Se distraen con facilidad.

- Poco equilibrio, pobre coordinación. Niños " torpes" en los deportes, se tropiezan o chocan      mucho...

- Niños que se sientan en "W".

- Problemas de atención y concentración.

- Mareo por movimiento.

- Hipersensibilidad a la luz, al tacto, a los estímulos visuales o kinestésicos.

- Problemas de organización.

- Dislexia y dificultades de aprendizaje.

- Malas posturas. Al escribir se tumban sobre la mesa.

- Pobre coordinación mano-ojo.

- Dificultad para realizar tareas como recortar, coger bien el lápiz.

- Eneuresis y problemas para controlar los esfínteres.

- Escoliosis, andan de puntillas.

- Problemas para aprender a dar la voltereta, saltar a la pata coja o montar en bicicleta.

- Problemas de comportamiento: muy introvertido y tímido o muy extrovertido y agresivo.

- Palabras entrecortadas, lenguaje pobre y tardío.

- Mala letra.

- Impulsividad...

 

Problemas escolares y su relación con los reflejos primitivos.

 

Tener activos los reflejos tónico laberíntico y simétrico del cuello puede ocasionar problemas de vista, acomodación y debilidad en la musculatura ocular, ocasionando problemas en la comprensión lectora o dificultad para leer.

Tener activo el reflejo espinal Galant hace que el roce con la silla al estar sentado en clase le moleste, por lo que estará todo el rato inquieto, moviéndose y en mala postura, lo que provoca falta de atención y concentración en clase.

 

Estos son algunos ejemplos de la relación que tienen los reflejos primitivos no integrados con el  "fracaso escolar" o problemas escolares en los niños.

 

En los adultos podemos observar casos de personas muy nerviosas e inquietas, personas con vértigo a las alturas, personas muy desorganizadas en sus tareas... Son ejemplos claros de que hay algún reflejo activo.

 

¿Cómo se pueden trabajar los reflejos primitivos para integrarlos?

 

Se considera un problema de maduración del Sistema nervioso crental tanto la ausencia de reflejos primitivos en el momento adecuado como la presencia de ellos una vez pasados los 3 años de edad.

 

Un niño integra los reflejos primitivos a base de repetir el patrón de movimiento de dicho reflejo, y cuando lo puede hacer de forma voluntaria es cuando decimos que el reflejo se ha integrado.

 

Cuando un niño no ha integrado alguno o varios reflejos en el etapa correspondiente se pueden trabajar a posteriori con la TERAPIA DE MOVIMIENTOS RÍTMICOS.

 

Esta terapia fue desarrollada por el Dr. Harald Blomberg, y se basa en el entendimiento de que los movimientos rítmicos espontáneos que hacen los bebés son necesarios para nuestro desarrollo motor, emocional y mental, pues estos movimientos hacen que las diferentes partes del cerebro se conecten, consiguiendo así una madurez cerebral.

 

La terapia consiste en, según los reflejos activos que existan, crear una tabla de ejercicios rítmicos, primero pasivos y luego activos, con los que el niño pueda crear esas conexiones neuronales necesarias para que madure su sistema nervioso central.

Son ejercicios sencillos que se enseñan tanto a los padres como al niño para realizar en casa de manera diaria y constante, siendo revisado por un profesional cada equis tiempo para valorar la evolución.

 

Es una terapia sencilla pero muy efectiva y con muy buenos resultados.

 

Si necesitas más información o aclarar alguna duda, ponte en contacto con nostros sin compromiso.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Fisioterapia y Osteopatia